logo
fondo menu
exploratorio latinoamericano de poéticas/políticas tecnológicas

Ludión es el espacio web en el que nuestro colectivo de investigación –surgido de sucesivos proyectos radicados en el Instituto Gino Germani de la Universidad de Buenos Aires– explora el campo de las poéticas tecnológicas, entendidas como particulares formulaciones en las que los distintos lenguajes artísticos asumen explícitamente su inserción en el mundo técnico que les es contemporáneo. Esto implica atender con singular interés las relaciones entre el arte y la técnica que, al menos desde finales del siglo XIX se constituyen en zona de tensión, en la medida en que la vida se conforma como espacio técnico inéditamente omnipresente. Y si bien el arte, en el proceso de su autonomización moderna, se había ilusionado con cierto halo de inmunidad, no pudo evitar ser arrastrado por la tecnificación general del mundo, que a lo largo del último siglo adquiere escala planetaria y deviene, literalmente, atmósfera.

La colonización milimétrica de la existencia por el ámbito técnico se hace incluso más visible en períodos de “salto” tecnológico como el presente, pero viene macerando una larga historia de encuentros entre el arte y la técnica que construyen experiencia de manera compleja. Por eso preferimos explorar las tecnopoéticas en su tensamiento no unívoco, lo que permite asumir la complejidad de unas relaciones inevitables pero no necesariamente posicionadas siempre en un mismo lugar. Existen diversos grados en que ese tensamiento se exhibe en función de su mayor o menor pliegue respecto de posiciones modernizadoras muchas veces hegemónicas relativas al fenómeno técnico en el mundo contemporáneo. Cuando la tensión se hace más evidente, es posible leer un régimen de insumisión (pero no de negación) del arte respecto de un tecnologismo acrítico; podríamos llamarlas en tal caso: poéticas tecnológicas insumisas (tecnopoéticas desviadas, anacrónicas o enloquecidas suelen ser entre otras algunas de sus variantes); sin embargo cuando la tensión se desvanece, se hacen visibles todos aquellos proyectos artísticos que presuponen una relación inequívoca entre modernización tecnológica, novedad y progreso.

De ello deriva que pensar las poéticas tecnológicas es pensarlas también siempre como políticas. En tanto el fenómeno técnico/tecnológico de cada época está atado a una sociedad determinada, esto implica cierta historia y construcción social hegemónica del sentido de lo tecnológico. Se trata así de un fenómeno político que no puede ser abordado desde una supuesta neutralidad. De allí que como mínimo pueda ser considerado en su articulación de diversas subdimensiones políticas específicas: 1-modos en que el espacio técnico moderno y contemporáneo “atraviesa” al arte; 2-modos en que las políticas tecnológicas institucionales se entraman con el universo del arte; 3-modos en que las prácticas artísticas y las prácticas políticas entran en una zona de indistinción durante el siglo XX, presionadas por el doble movimiento de contestación de la autonomía del arte ya iniciado por las vanguardias históricas y de estetización de la política y de la vida cotidiana; 4-modos de apropiación contrahegemónica de las transformaciones tecnológicas en el terreno de las comunicaciones y las prácticas artísticas por actores sociales populares y/o contraculturales; 5-modos en los que las tecnopoéticas impulsan políticas del acontecimiento: irrupción de nuevas formas de vida que transformen lo dado, contrarias a un statu quo injusto y desigual.

Proyecto actual

Proyectos anteriores
Colectivo Ludión: directora: Claudia Kozak; integrantes: Alejandra Torres, Alelí Jait, Carmen Crouzeilles,  Charly Gradín,  Esteban Castromán, Fernando Catz (anterior), Flavia Costa, Inés Laitano (anterior), Ingrid Sarchman, Juan Pablo Ringelheim, Lila Pagola, Margarita Rocha, Paula Croci, Pablo Katchadjian, Pablo Rodríguez; becarios: Jazmín Adler, Lucía Stubrin, Pablo Farneda.