logo
fondo menu
exploratorio latinoamericano de poéticas/políticas tecnológicas

arte de los medios de comunicación | conceptualismo | happening | instalación
David Lamelas

Situación de tiempo, 1967

Oficina de Información sobre Vietnam, 1968
David Lamelas (Buenos Aires, 1944) integró algunas de las tendencias artísticas que protagonizaron el desarrollo del arte argentino de los 60. Reconocido principalmente como un exponente del arte conceptual, estuvo comprometido también con el happening y el arte de los medios de comunicación. En 1965, colaboró junto con Pablo Suárez, Leopoldo Maler, Rodolfo Prayón y Floreal Amor en el happening de Marta Minujín y Rubén Santantonín: “La Menesunda”; y en 1967, participó de “Señal de obra”, junto a Bony, Benguria, Carreira, Jacoby, Palacio, Paksa, Suárez y Trotta.

Como escultor, sus primeros trabajos señalan un diálogo con el minimal art norteamericano y las estructuras primarias. Como muestra “Corner Piece” (1965), desde sus inicios, la obra de Lamelas estudia el fenómeno de la percepción, el tiempo y el espacio. A lo largo de su carrera, irá explorando distintos medios de representación y lenguajes pero siempre con esta inquietud. Es así que, a fines de los 60, incorpora lo tecnológico como un factor fundamental en la construcción de lo real. En “Límite de una proyección”, presentada en 1967 en “Más allá de la geometría” (ITDT), Lamelas introduce el trabajo con la luz para generar situaciones espaciales concretas. En una sala oscura, se proyecta una luz que forma un círculo blanco en el piso que puede ser atravesado por el espectador. Como resultado, la obra se vuelve “inmaterial”, afirmando la frase de Oscar Masotta que caracteriza al arte argentino de la época con el concepto de “desmaterialización”.

Interesado en el examen de “los elementos a través de los cuales se construye la percepción y el análisis de los aparatos mediáticos que rodean las subjetividades contemporáneas” , Lamelas abandona la escultura y se orienta al arte de los medios. “Situación de tiempo”, presentada también el Instituto Di Tella en el año 1967, es su primera obra que incorpora a los medios de comunicación. La obra consiste en la instalación de 17 televisores en forma alineada que no transmiten nada. Según Benjamin Buchloh, la importancia de esta instalación no sólo reside en el cambio de las convenciones escultóricas a la tecnología de los medios, sino en la crítica que introduce sobre las instituciones culturales. “El aporte tecnológico que la institución patrocinante hacía a su obra evidencia el hecho de que la asimilación de la tecnología de medios estaba inextricablemente ligada a una transformación fundamental de la economía social de la cultura (…) reestructurada eventualmente por la organización económica del capitalismo corporativo, cuyos modelos tecnológicos habían determinado ya la morfología de la producción cultural”.   Un año más tarde, invitado como representante en la Bienal de Venecia, Lamelas presenta la instalación “Oficina de Información sobre la Guerra de Vietnam en tres niveles: Imagen visual, texto y audio”. Como afirma Buchloh, a fines de los sesenta, su obra representa la integración de lo estético y lo tecnológico, y la fusión de las esferas pública y corporativa desde una posición crítica y más bien pesimista que transforma el optimismo mediático de los años veinte y el mcluhanismo de la época.

En 1968, Lamelas obtiene una beca del British Council y viaja a Londres donde incursiona en el cine y el video. Este viaje inicia su trayectoria como “artista internacional”; “internacionalizarse”, como él mismo definió, fue siempre una acción explícita y voluntaria en su carrera artística. Como sucede con otros artistas argentinos de la misma generación, sobre todo aquella que se nucleó en los sesenta en el ITDT, la obra posterior de Lamelas es menos conocida, menos mencionada. Siguiendo sus sucesivos viajes, variando los contextos, su obra va cambiando; no obstante, su interés por el tiempo, el espacio y las condiciones de construcción de la realidad se mantiene como una constante.

Desde los 70 en adelante, Lamelas se aleja definitivamente de lo objetual. Así, produce trabajos puramente conceptuales como “Publicación” (1970). Más tarde, durante los 80, Lamelas reivindica su interés por lo visual, por la imagen, alejándose del arte conceptual y volviéndose a la ficción cinematográfica. Durante su experiencia en Los Ángeles, impactado por la televisión norteamericana e interesado en el análisis de la construcción de los “mitos mediáticos”, adopta el video y los géneros televisivos.

En 1993, Lamelas recibe la Beca Guggenheim y, en 1998, una beca de la DAAD de Alemania. Desde 1999, vive entre Los Ángeles, París y Buenos Aires.


Notas
1 Lamelas, David, en Zelevansky, Lynn (et. al.), Beyond Geometry. Experiments in Form, 1940-70. Los Angeles, Los Angeles County Museum of Art, 2004, p. 192.
2 Para un acercamiento mayor al análisis de Buchloh, véase Buchloh, Benjamin, “Estructura, signo y referencia en la obra de David Lamelas”, en  David Lamelas, extranjero. México, Museo Tamayo, 2006, p. 29.
3 Ibídem.

Referencias
Buchloh, Benjamin, “Estructura, signo y referencia en la obra de David Lamelas”, en David Lamelas, extranjero. México, Museo Tamayo, 2006, pp. 25-35.
Katzenstein, Inés, “David Lamelas: una estética situacional”, op.cit., pp.15-24.
Rizzo, Patricia, “David Lamelas”, en Instituto Di Tella. Experiencias `68. Buenos Aires, Fundación Proa, 1998, pp. 94-95.
Zelevansky, Lynn (et. al.), Beyond Geometry. Experiments in Form, 1940-70. Los Angeles, Los Angeles County Museum of Art, 2004, pp. 192-194.